Cuando tu bebé nazca, serás el centro de su universo. Y ese universo rondará principalmente en su cuarto.

Tanto tú como tu bebé van a pasar mucho tiempo en el cuarto del bebé, especialmente cuando recién lo lleves a casa, por lo que es importante crear un ambiente tranquilo y acogedor para los dos.  Considera los siguientes puntos fundamentales para lograr que el cuarto de tu bebé sea un lugar seguro y cómodo.

 Elige el ambiente adecuado para el cuarto de tu bebé

El cuarto del bebé, ya sea que compartan tu dormitorio o sea una habitación independiente, debe ser un lugar tranquilo con poca luz y poco transitada. Recuerda que tu bebé pasará la mayor parte del tiempo mirando hacia arriba. Trata de que no haya ninguna luz fuerte en el techo del cuarto.

Debe ser un lugar tranquilo con un diseño práctico y cómodo. Acomoda los muebles y los distintos artículos de la manera más lógica, pero ten en cuenta que es posible que debas reacomodar todo una vez que decidas qué es lo que funciona mejor para ambos.

Elige la cuna y el colchón

Las necesidades de tu bebé recién nacido son simples: un colchón firme y plano y un lugar seguro donde se sienta protegido.

Las cunas nuevas compradas en los Estados Unidos deben cumplir las normas de seguridad y los nuevos requisitos federales aconsejan no usar cunas de más de 10 años. Si pides prestada una cuna más vieja, asegúrate de que:

  • No haya más de dos - tres octavos de pulgada (2 3/8) entre las tablillas de la cuna, para evitar que el bebé pase entremedio. Fíjate que no falten tablillas ni que haya alguna rota
  • El colchón calce perfectamente. Debe haber un espacio equivalente a no más de dos dedos entre el colchón y los laterales de la cuna. Quita todos los envoltorios plásticos. Si utilizas una sábana, asegúrate de que sea ajustable y ceñida
  • La sección superior de los postes de las esquinas no sobresalgan más de 1/16 de pulgada para evitar que el bebé se lastime o que su ropa se atasque
  • No haya recortes decorativos en la cabecera o en los pies de la cama ya que el bebé podría meter la cabeza o las extremidades y quedar atrapado
  • Para evitar enredos, quita todos los móviles y objetos colgantes cuando tu bebé tenga 4 meses o comience a moverse por sí solo. Si tu bebé tiene menos de cuatro meses, asegúrate de que el móvil esté fuera de su alcance y bien sujeto para evitar que caiga dentro de la cuna
  • La cuna nunca esté cerca de una ventana con persianas, cordones de cortinas o cables del monitor para bebé, ya que se puede estrangular en los cables. Nunca ubiques la cuna cerca de las ventanas si están a la altura de la cuna
  • La cuna no tenga ningún lateral abatible ya que están prohibidos en las últimas pautas de seguridad y las normas federales
  • Se hayan usado los herrajes originales para asegurar todas las partes de la cuna. Las reparaciones provisorias pueden ser inseguras
  • Revisar las listas de productos retirados del mercado en el caso de las cunas más antiguas. Puedes consultarlas en CPSC.gov

Consejos de seguridad para el sueño del recién nacido en el cuarto del bebé

  • Para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), debes recostar al bebé boca arriba para que duerma.  Recuerda la frase "recostarse a dormir" y asegúrate de que todos los que cuidan a tu bebé sigan esta regla del sueño del recién nacido, incluso a la hora de la siesta
  • La superficie debe ser firme y plana
  • Nunca dejes almohadones blandos, ni protectores de cunas, mantas o juguetes dentro de la cuna cuando el bebé esté durmiendo
  • No utilices dispositivos posturales para dormir. Puede parecer una buena idea, pero tu bebé puede quedar atrapado debajo y sofocarse
  • Puedes abrigar a tu bebé con un pijama o un pijama con cremallera. No lo vistas con pijamas que puedan subirse y cubrir el rostro del bebé

Para obtener más información sobre la seguridad relacionada con el sueño del bebé, visita CPSC.gov, aap.org y keepingbabiessafe.org.

Las ventajas del moisés

Aunque no es una necesidad, puede que prefiera un moisés para los primeros meses de tu bebé.  Estas camas portátiles para bebé pueden transportarse de una habitación a otra para que siempre puedas vigilar a tu bebé mientras duerme.

Dado que la mayoría no soporta el peso de un bebé más grande, son útiles únicamente por cuatro o cinco meses, lo que lo convierte en una especie de artículo de lujo.

Elige el cambiador

Para cambiar el pañal de tu bebé, puedes usar un cambiador, diseñado específicamente para cambiar pañales. También puedes usar una superficie plana y segura (como el piso o una cama) cubierta con una toalla o paño. Asegúrate de que la superficie sea resistente.

Si compras un cambiador diseñado especialmente para cambiar el pañal de tu bebé, asegúrate de que:

  • El cambiador sea resistente y estable, con una baranda de seguridad de 2 pulgadas en los cuatro lados. La superficie del cambiador debe ser cóncava, para que la parte central sea apenas más baja que los lados
  • Si es posible, fija el cambiador a la pared (con remaches) para evitar que el bebé se caiga. Si tiene ruedas, fíjate que estén trabadas
  • Tener todo lo necesario a mano antes de cambiar a tu bebé. Asegúrate de que estén a tu alcance pero fuera del alcance de tu bebé. No le des a tu bebé los recipientes de los productos para que sostenga mientras lo cambias; es preferible que le des algún juguete en cambio

Nunca dejes solo a tu bebé sobre el cambiador, ni siquiera por un instante. SIEMPRE pon una mano sobre tu bebé cuando uses un cambiador, aunque le hayas colocado la correa de seguridad. Ignora el teléfono en este momento. La seguridad de tu bebé es lo primordial.

Antes de comprar o usar un cambiador, revisa la lista de productos retirados del mercado en CPSC.gov.

Por qué Johnson's