Saltar al contenido principal

Mantener limpia la piel de tu bebé es una medida esencial para garantizar su salud y, además, la hora del baño es una experiencia maravillosa para conectarte con él.

La mayoría de los expertos recomiendan dar un baño de esponja a los recién nacidos 2 o 3 veces por semana. Aprende a mantener a tu bebé limpio entre baños.

Cómo prepararte para el baño para tu recién nacido

Asegúrate de preparar todo lo que necesitas antes de darle un baño a tu recién nacido:

Asegúrate de tener también a mano estos productos indispensables para después del baño:

Cómo darle a tu recién nacido un baño de esponja

  • 1 Tranquiliza al bebé

    Tómate unos minutos para hablarle a tu bebé de su día mientras te preparas para la transición a la hora del baño. Ahora desvístelo, excepto por el pañal, y envuélvelo en una toalla.

  • 2 Lava el área de los ojos de tu recién nacido

    Sostén la cabeza de tu bebé, limpia suavemente alrededor de cada ojo con un algodón redondo o cuadrado humedecido con agua tibia. Los algodones son ideales porque no dejan pelusas. Usa un algodón redondo o cuadrado diferente en cada ojo y siempre limpia desde el lagrimal hacia afuera. Si no hay lagañas (mucosa seca), no es necesario lavar el área de los ojos. No limpies dentro de los ojos.

  • 3 Lava el rostro de tu recién nacido

    Usa un paño suave humedecido en agua sin jabón para limpiar alrededor de la boca, la nariz y todo el rostro, desde el centro hacia afuera. Presta especial atención a la zona detrás de las orejas, debajo del mentón y los pliegues del cuello. Recuerda: no introduzcas objetos en el canal auditivo o en la nariz. Seca con toquecitos suaves.

  • 4 Lava el cabello de tu bebé

    Mantenlo envuelto en la toalla, coloca el brazo por debajo de la espalda del bebé y coloca tu mano detrás de su cabeza. Con la otra mano humedece su cabello con un paño húmedo. Aplica una pequeña cantidad de jabón líquido suave para bebé, como el jabón líquido y champú para bebé JOHNSON'S® HEAD-TO-TOE®, que está especialmente formulado para no irritar los ojos, y masajea suavemente toda su cabeza. Enjuaga el cabello del bebé con agua hasta quitar todo el producto. Acuéstalo y sécale la cabeza suavemente. Colócale la capucha de la toalla para mantenerlo abrigado.

    La cabeza de tu bebé tiene zonas blandas (denominadas fontanelas) en donde el cráneo todavía no se cerró por completo. Estas zonas blandas permiten que el cráneo se amolde al pasar por el canal de parto al nacer. Tocar y enjuagar estas zonas con mucho cuidado es seguro.

  • 5 Lava el cuerpo de tu recién nacido

    Luego, limpia su cuerpo con un jabón líquido suave para bebé, sin jabón y de confianza. El jabón líquido y champú para bebé JOHNSON'S® HEAD-TO-TOE® es suave, ideal para la piel y el cabello de tu recién nacido; de hecho, es el más usado en hospitales para la higiene de los recién nacidos.

    Mantén su cabeza cubierta con la esquina de la toalla, abre la toalla y quítale el pañal. Con la mano o un paño humedecido, frota hasta lograr espuma y procede a limpiar el resto del cuerpo. Limpia desde el cuello hasta la cintura, incluso los brazos y las manos, y enjuaga y seca bien dando toquecitos. Cubre el torso del bebé con una toalla para mantenerlo abrigado y continúa lavando las piernas, los pies y los dedos.

    Recuerda enjuagar y secar bien todos los pliegues de la piel, ya que el exceso de humedad puede provocar irritaciones. Por último, limpia el área del pañal con agua tibia limpia: en el caso de las niñas, limpia el área suavemente desde la parte delantera hacia atrás. Si el bebé es un niño, también limpia desde la parte delantera hacia atrás. En el caso de los niños no circuncidados, lava suavemente el pene y la zona genital evitando tirar del prepucio.

  • 6 Cuidado del cordón umbilical

    Antes de limpiar el cordón umbilical del bebé, puedes ponerle una camiseta y el pañal para mantenerlo abrigado. Recuerda que debes evitar cubrir el cordón con el pañal, ya que esta zona debe estar siempre seca y limpia.

    Limpia alrededor y la base del cordón con algodón redondo o cuadrado. No tengas miedo de limpiar el cordón.

  • 7 Humecta la piel de tu bebé

    La humectación de tu bebé es una parte esencial del régimen de cuidado de la piel. Usa productos delicados, como la loción para bebé JOHNSON'S® Baby o el aceite para bebé JOHNSON'S® Baby para proteger la piel de tu bebé de la resequedad y mantenerla saludable.

  • 8 Viste a tu recién nacido

    Asegúrate de que tu bebé esté totalmente seco antes de vestirlo. Ahora viste a tu bebé y envuélvelo en una manta para mantenerlo abrigado. Mantén a tu bebé cerca de ti y disfruten juntos del momento.