Saltar al contenido principal

¿Qué es la costra láctea? Tratamiento, causas y prevención

Te despiertas una mañana y ves costras escamosas en el cuero cabelludo de tu bebé de dos meses y lo que parece ser caspa en su cabello. ¡No te preocupes! Es posible que no sea un signo de mala higiene ni de erupción.  Es probable que tu bebé sea uno de los tantos bebés que desarrollan un trastorno de la piel no infeccioso conocido como "costra láctea". Sigue leyendo para conocer más sobre la costra láctea, incluso cómo eliminarla.

¿Qué es la costra láctea en los bebés?

La dermatitis seborreica es una descamación de la piel que puede ocurrir en variaz zonas del cuerpo del bebé como detrás de las orejas, a lo largo de las cejas, o en zonas de pliegues como las axilas o la región del pañal. Cuando esa descamación ocurre en el cuero cabelludo del bebé, se la denomina costra láctea. Algunos de los nombres por los que se conoce a la costra láctea son gorra de cuna, costra de leche y pityriasis capitis.

Es probable que hayas oído al menos uno de estos nombres antes y eso se debe a que la costra láctea afecta a prácticamente 1 de cada 10 niños de hasta cinco años. La descamación de la costra láctea se presenta por primera vez a los tres meses de edad en la mayoría de los casos.

¿Qué causa la costra láctea?

Si esperas descubrir qué provoca la costra láctea, no estás solo. Los científicos aún no están seguros de qué causa la costra láctea en los bebés. Algunos creen que puede relacionarse con los cambios hormonales que se producen en el embarazo. Es posible que estas hormonas sobreestimulen las glándulas sebáceas del bebé. También, puede deberse al crecimiento de un hongo sebáceo conocido como malassezia.

En cualquier caso, puedes estar seguro de que la costra láctea no es un indicio de limpieza inadecuada y no es contagiosa.

Signos de costra láctea

  •   Un signo típico es la aparición de áreas con escamas o costras en la piel del cuero cabelludo.
  •   Las costras pueden ser secas o grasosas con escamas blancas o amarillentas y un leve enrojecimiento.
  •   Las costras no producen picazón ni dolor, ni provocan fiebre o cansancio.

Cómo tratar la costra láctea

En general, se trata de un trastorno de la piel inofensivo que no irrita la piel del bebé. Sin embargo, existen varios tratamientos para la costra láctea que se pueden realizar en casa. Tu pediatra podrá guiarte y brindarte la infomación necesaria de los pasos a seguir para tratar la costra láctea.

Instrucciones para tratar la costra láctea

  •   Enjuaga el cabello de tu bebé y cepilla suavemente las escamas:

    Moja el cuero cabelludo de tu bebé antes de enjabonarlo con un champú suave. Con un paño suave, masajea las áreas afectadas antes de enjuagar. Mientras el cuero cabelludo está todavía húmedo, usa un cepillo de cerdas suaves para bebés o un cepillo de dientes nuevo para levantar las escamas sueltas. Cepilla suavemente en una dirección, abre el cuero cabelludo con cuidado y elimina las escamas sueltas que encuentres. Puedes repetir estos pasos todos los días.

  •   Hidrata la piel de tu bebé:

    Para los casos más difíciles de costra láctea, aplica una fina capa de aceite para bebé en el cuero cabelludo. Masajea suavemente todo el cuero cabelludo durante 60 segundos, con mucho cuidado en la zona blanda, y luego deja reposar el aceite durante 10-15 minutos antes de lavar por completo con un champú para bebé suave. Puedes realizar este paso diariamente junto con las recomendaciones de lavado anteriores.

  •   Evita rascar:

    Cuando tu bebé tiene costra láctea es común que te preguntes cuánto tiempo durará. Incluso puedes tentarte y querer rascar la piel escamosa de tu bebé.  Ten paciencia.

Cuándo contactar a un profesional de la salud

En ocasiones, la acumulación de células de la piel relacionadas con la costra láctea puede fomentar una infección por hongos, especialmente si se produce en zonas de pliegues de la piel. Un signo de infección por hongos es un enrojecimiento importante de la zona afectada y picazón. Si esto ocurre o si la costra láctea comienza a extenderse más allá de las áreas mencionadas anteriormente, es mejor llamar a tu médico para que determine si necesita recetearte algún tipo de tratamiento.

De lo contrario, considera las opciones de cuidado mencionadas anteriormente. La próxima vez que visites al pediatra, puedes comentarle tu preocupación sobre la costra láctea de tu bebé. Aunque algunos niños pueden tener costra láctea hasta los cuatro años, normalmente desaparece sola cuando el bebé cumple un año. Lo más probable es que vuelvas a besar la cabeza sin escamas de tu bebé en poco tiempo.