Saltar al contenido principal

Cómo darle masajes a tu bebé

Un masaje delicado puede calmar a tu bebé, influir en su desarrollo y hasta ayudarlo a dormir mejor. Todo lo que necesitas son algunos minutos y estos cinco pasos sencillos.

Cómo hacerle masajes a un bebé | Johnson's®

Rutina de masajes

Signo de pregunta sobre los masajes

¿Sabías que...?

Los investigadores creen que una infancia maternal positiva ayuda a sentar la base para las relaciones futuras.

8 consejos y trucos sobre masajes para el bebé

  • Ícono de masajes para el bebé 1Elige un momento en el que tu bebé esté despierto y alerta, y que no tenga mucha hambre o esté muy lleno.
  • Ícono de masajes para el bebé 2 Asegúrate de que la habitación esté templada y no muy iluminada.
  • Ícono de masajes para el bebé 3 Asegúrate de tener todo lo que necesitas: aceite o loción para masajes, una toalla, pañales limpios y ropa para tu bebé.
  • Ícono de masajes para el bebé 4 Lávate las manos y quítate las joyas.
  • Ícono de masajes para el bebé 5 Busca un lugar cómodo para hacer los masajes de modo que el bebé pueda ver bien tu cara.
  • Ícono de masajes para el bebé 6 Antes de comenzar, relájate con algunas respiraciones profundas; esto puede ayudar a tu bebé a relajarse también.
  • Ícono de masajes para el bebé 7 Los bebés siempre están cambiando. Algunos pueden sentirse más seguros si están cerca de sus padres.
  • Ícono de masajes para el bebé 8 Aplica delicadamente aceite o loción para bebé por la piel de tu pequeño.

ADVERTENCIA: Mantén todos los productos fuera del alcance de los niños. Los aceites para bebé deben guardarse fuera del alcance de los niños para evitar la ingestión o inhalación accidental, que pueden causar daños graves. Si ocurren problemas respiratorios, consulta inmediatamente con un médico.

Los beneficios de los masajes para tu bebé

Madre masajeando los pies de su bebé

Las caricias: nuestro primer idioma

En muchos hospitales y centros de maternidad, se pone a los recién nacidos sobre el pecho de la madre para que tengan el mayor contacto de piel posible. Las caricias suaves y cariñosas ayudan a los bebés pequeños a crecer más fuertes y sentir menos ansiedad. Al comparar bebés que reciben caricias regularmente con aquellos que no las reciben, se ha comprobado que los primeros superan en un 50% a los segundos en cuanto al contacto visual y son 3 veces más propensos a tener una expresión general positiva.

Madre masajeando las manos de su bebé

El efecto del contacto

Los masajes pueden calmar a tu bebé y su llanto, ayudar en la digestión y aliviar los cólicos, los gases y la constipación; incrementar el aumento de peso diario, mejorar la capacidad de adaptación de tu bebé al descanso nocturno y ayudarle a dormir más profundamente. También alivian la congestión nasal y las molestias de los dientes, ayudan a desarrollar tonicidad muscular, coordinación y flexibilidad; mejoran la conciencia del cuerpo, fortalecen el sistema inmune, mejoran la textura de la piel, ayudan a que tanto tú como tu bebé se calmen y relajen, y aumentan tu confianza.

¡Tienes un niño pequeño! En esta etapa tu bebé estará mucho más activo, se contorneará, se sentará erguido, gateará e intentará ponerse de pie.

Durante los masajes para tu niño pequeño, intenta incorporar diversión al cantar canciones, hacer rimas e incluso jugar. Sigue estas técnicas de masajes para el niño pequeño para ayudarlo a desarrollar confianza en sí mismo y la capacidad de relacionarse con otros, además de fomentar la coordinación y fortaleza que necesita para comenzar a caminar.

"Amasar" las piernas

"Amasar" las piernitas es una actividad divertida que aumenta el conocimiento del propio cuerpo. Con tus manos, "amasa" la pierna desde el muslo hasta el tobillo.

Masajea su espalda

Si tu bebé quiere sentarse erguido, puedes adaptar tu técnica de masajes para niño pequeño. Desde el cuello hasta la colita, pasa una mano detrás de la otra rápidamente, una y otra vez.

Movimientos suaves

Los movimientos suaves ayudan a desarrollar la coordinación de tu bebé, alinear la columna vertebral y mantener la flexibilidad.

Cruza-cruza-cruza-abre

Cruza los brazos de tu bebé sobre su pecho tres veces, alternando el brazo que va por arriba. Después, estira suavemente los brazos hacia los lados.